CarGarantie
La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » La facturación de los fabricantes de componentes cayó un 15,7% en 2020 y rebotará un 10% en 2021
Componentes España Fábricas General

La facturación de los fabricantes de componentes cayó un 15,7% en 2020 y rebotará un 10% en 2021

Los proveedores de componentes de automoción facturaron 30.200 millones de euros en 2020 en nuestro país, lo que supuso un retroceso del 15,7%, en comparación con el año anterior por el impacto de la pandemia. Para recuperar la cifra de negocio precovid habrá que esperar a 2022, ya que en el actual ejercicio el pronóstico de la patronal Sernauto es que repunte solo un 10%.

La facturación de los fabricantes de componentes cayó un 15,7% en 2020 y rebotará un 10% en 2021
La presidenta de Sernauto, María Helena Antolín, y el director general, José Portilla.

Los proveedores de componentes de automoción facturaron 30.200 millones de euros en 2020 en nuestro país, lo que supuso un retroceso del 15,7%, en comparación con el año anterior por el impacto de la pandemia. Para recuperar la cifra de negocio precovid habrá que esperar a 2022, ya que en el actual ejercicio el pronóstico de la patronal Sernauto es que repunte un 10%, pero todavía estará lejos del volumen de 2019.

Los puestos de trabajo en el sector tampoco volverán a los números de antes del coronavirus en este ejercicio puesto que el año pasado se perdió un 5,7% y la previsión para 2021 es mantener las nóminas actuales, que se sitúan en 212.500 puestos directos.

A pesar del impacto de la crisis global en nuestro país, que provocó una caída de la producción de vehículos en España de un 19,6% en 2020, la internacionalización ha generado unas consecuencias menos graves para estas compañías, cuyo 60% de la facturación procede de la exportación, según refleja la propia asociación. Es decir, 17.900 millones de euros vinieron de fuera de nuestras fronteras, lo que supuso un descenso del 13,8%.

Respecto a los 12.300 millones de euros generados por el sector en España, 7.740 millones (-21%) provienen del suministro de componentes para primer equipo y 4.560 del mercado de recambios (-13,5%).

Otro aspecto en el que destacan estas empresas es en la inversión en I+D+i, que en 2020 alcanzó los 1.075 millones de euros, lo que supone un 3,56% de la facturación y el triple que la media industrial, según Sernauto. Asimismo, se invirtieron 1.340 millones en mejorar la capacidad productiva, lo que supuso un retroceso de 29,6%.

Crisis de los chips

Respecto a la falta de chips –a lo que hay que sumar el encarecimiento de materiales como el acero y el aluminio–, que han hecho perder a las fábricas de automoción españolas 231.678 vehículos desde el inicio de año, tal como adelantó esta publicación, la presidenta de Sernauto, María Helena Antolín, señaló que no se resolverá, al menos, hasta finales de año.

En cuanto al problema en nuestro continente, la portavoz de los proveedores de automoción recordó que, en general, se producen componentes donde se ensamblan los vehículos, pero en el caso de los semiconductores viajan muy bien, por sus pequeñas dimensiones, lo que disminuye el coste logístico y las inversiones que hay que hacer son enormes para fabricarlos fuera de Asia, aunque Europa debería ser capaz, porque son estratégicos.

No obstante, se mostró menos convencida de que España pueda liderar esa actividad, un objetivo que se ha fijado el Ministerio de Industria, tal como señaló Reyes Maroto en una entrevista con este medio.

Al respecto, Antolín también señaló que, por primera vez, en EEUU los compradores de un vehículo tienen que esperar entre dos y tres meses cuando piden un modelo a fábrica que no está en las concesiones, algo a lo que sí estamos acostumbrados en Europa.

De cara, a la producción de baterías en España, el director general de Sernauto, José Portilla, destacó que lo único que justifica que haya una fábrica es que haya mercado en nuestro país, aunque se mostró optimista de cara a que así sea.

En cualquier caso, los dos directivos recordaron la importancia de que la transición se haga ordenada y que permita a la automoción afrontarla porque la forma de poder seguir invirtiendo en la electrificación es con la venta de los coches térmicos, para lo que pidieron una reactivación del Renove.

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.