CarGarantie
La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Bosch España superó los 2.200 millones de facturación en 2020 (-9,5%)
Componentes España

Bosch España superó los 2.200 millones de facturación en 2020 (-9,5%)

Para 2021, el grupo estima una recuperación del 6% para el mercado global y su empresa, mientras que la filial española lo hará en torno al 2%; todos los indicadores por debajo de 2019.

El presidente de Bosch España y Portugal, Javier González Pareja.

Bosch ha desvelado sus resultados financieros de 2020 para nuestro mercado, un año que el presidente de las filiales de España y Portugal, Javier González Pareja, remarcó «lo difícil que fue por la crisis sanitaria. La severidad de la primera ola de Covid-19 hizo que se tomasen decisiones de una forma más decisiva que en una situación de normalidad, como el cierre de la planta de Llisá de Munt (Barcelona)».

La cifra de negocio ascendió a «algo más» de 2.200 millones de euros, lo que supone un 5,8% de los 38.000 millones que alcanzó el conglomerado de componentes en Europa el ejercicio anterior. Comparativamente, se trata de un descenso del 9,5% con respecto a 2019.

La rama española no precisa sus cifras al nivel que la matriz está obligada a hacerlo, pero en lo que respecta a la división encargada de automoción, Mobility Solutions, González Pareja afirmó que «tuvo un rendimiento superior al del mercado nacional». Teniendo en cuenta que las ventas de automóviles cayeron un 20%, esta área de negocio retrocedió un 10%.

De cara al presente ejercicio, el Grupo Bosch estima que crecerá en línea con la demanda de automóviles global, prevista en un incremento del 6%, con China, EEUU y Europa —en ese orden— como principales impulsores. En lo que respecta a nuestro país, este indicador será en torno a un 2% y, en ambos casos, no se alcanzarán las cifras de 2019.

La mayor preocupación del sector son los cuellos de botella que se han producido en el suministro de semiconductores, extendiendo las dudas al sistema just-in-time con el que operan los fabricantes. La compañía ya tenía planificada la construcción de una nueva planta de chips en Dresde, pero la escasez global ha hecho que su apertura se acelere de septiembre a junio.

«El exceso de capacidad es un lastre para todos», señaló González Pareja, «y, aunque los primeros meses del año hayan sido buenos, estamos empezando a notar moderación en el presente. Con suerte, para principios de 2022, ya se haya regularizado la situación».

También para este año, Bosch se enfocará en tres áreas clave para su división de movilidad, que es la que representa el grueso de su facturación. En primer lugar, la electrificación —en la que entran también las soluciones de hidrógeno—, para la cual estiman invertir 700 millones de euros solo este ejercicio (un 40% más que en 2020), haciendo del acumulado hasta la fecha 5.000 millones. Esperan alcanzar el break-even en 2024.

El segundo y tercer pilar para Mobility Solutions será el énfasis en la conducción autónoma y en las «futuras arquitecturas de software», respectivamente. En lo que se refiere a este último punto, se trata de una nueva división que aúna a 10.000 ingenieros informáticos para desarrollar soluciones que abarquen todas las áreas de automoción. Simplificando, González Pareja explicó: «La tendencia es de tener menos ordenadores en los vehículos, pero que estos sean más potentes y puedan realizar funciones más complejas».

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.