cargarantie
heycar
Cargarantie 50 años
La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Renault plantea un ERTE para Valladolid y Palencia por la falta de chips
España Fábricas

Renault plantea un ERTE para Valladolid y Palencia por la falta de chips

La empresa, tras aprobar una ampliación de la bolsa de horas, tiene que recurrir a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo en sus instalaciones de Valladolid y Palencia, debido a la mayor afectación que está teniendo por la crisis de los chips, que hará que la flexibilidad se agote próximamente.

Fábrica de Renault en Palencia, donde se ensamblan el Megane (foto) y el Kadjar.

La dirección de la Renault ha constituido hoy en una reunión del Comité Intercentros una Comisión Negociadora con los sindicatos para aplicar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en las factorías de Valladolid y Palencia por causas productivas, ante los problemas de suministro de chips que padecen estos centros desde marzo.

El fabricante ha señalado que el ERTE, que tendrá un vigencia hasta el 30 de septiembre afectando a la totalidad de las plantillas (9.159 trabajadores), establecerá un máximo de 32 y 31 jornadas de parada, respectivamente, para las fábricas vallisoletanas de Carrocería y Montaje de vehículos y para la de motores; mientras que para la palentina y las líneas concatenadas se esperan 39, según informan a esta publicación fuentes sindicales.

La aplicación de esta medida se debe a que en todas las instalaciones se agotarán los mecanismos de flexibilidad de los trabajadores a mediados de abril, a consecuencia de las desconvocatorias de turnos que habrá que hacer. En este sentido, para evitar regulación laboral, no ha sido suficiente la ampliación que se acordó el 9 de marzo del límite negativo de la bolsa de horas, de -25 a -40, una cuestión que, previamente, se puso en práctica en la planta de cajas de velocidad de Sevilla, donde los empleados ya tienen aprobado un ERTE por la caída de pedidos que están experimentando, fruto del impacto en las ventas de coches de la pandemia y de la falta de semiconductores.

La compañía del rombo ha entregado a los sindicatos un calendario de paros estimados desde esta semana hasta finales de septiembre, en el que se incluye la suspensión de 33 jornadas en el centro de vehículos de Valladolid, de 31 en el de propulsores y de 39 en el de Palencia, lo que indica la fuerte afectación que está teniendo la crisis de los chips, que el constructor espera que se reduzca después de las vacaciones de verano.

Las próximas reuniones de la mesa negociadora se han fijado para los próximos 14 y 15 de abril. A priori, todo indica que el pacto con la mayoría sindical, formada por UGT, CCOO y SCP-CCP, está asegurado, porque la intención de la empresa sería la de proponer las mismas condiciones que se consensuaron recientemente con estas mismas centrales para el expediente en Sevilla. En este caso, se aplica un complemento salarial hasta el 85% y el 100% de las pagas extra y las vacaciones.

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.