heycar
heycar
Cargarantie 50 años
La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Seat prevé “mantener el empleo” con su proyecto de fabricar 500.000 eléctricos en Martorell
España Fábricas

Seat prevé “mantener el empleo” con su proyecto de fabricar 500.000 eléctricos en Martorell

El presidente de la marca señala que la adjudicación a España de la fabricación de los vehículos cero emisiones urbanos del Grupo VW a partir de 2025, con un potencial inicial de más de 500.000 unidades anuales, permitirá que la compañía conserve la plantilla actual, que la integran 14.751 personas. Según el directivo, el proyecto, denominado Future Fast Forward y que se encuentra en "la casilla inicial", supondrá "agregar más valor a la cadena", como la producción de motores eléctricos o el ensamblaje de baterías, lo que contrarrestaría la menor necesidad de efectivos en el montaje de los coches al requerir estos menos horas de trabajo que los de combustión.

El presidente del Comité Ejecutivo de Seat, Wayne Griffiths, ha señalado que el objetivo de la compañía “es mantener los niveles de empleo actuales” en España con la futura implementación del proyecto de fabricar la plataforma de coches eléctricos urbanos del Grupo VW a partir de 2025, que conllevará, siempre que se apruebe definitivamente, la fabricación de más de 500.000 unidades anuales de este tipo de vehículos en la factoría de Martorell (Barcelona).

El directivo, que ha participado en un evento para informar de la cuenta de resultados de la empresa en 2020, explica que la conversión hacia la electromovilidad de la industria “supondrá agregar más valor a la cadena”, con la producción de motores eléctricos o el ensamblaje de baterías, entre otras cuestiones, lo que podría servir para contrarrestar la menor carga de trabajo en horas que implican los modelos cero emisiones respecto a los de combustión. De este modo, confía en que se puedan ir haciendo contrataciones de trabajadores jóvenes, lo que en el caso de nuestro país es prioritario, dada la elevada tasa de desempleo sobre este colectivo.

En la actualidad, Seat da trabajo directamente a 14.751 personas (en 2020 aumentó la plantilla en 88 efectivos, a pesar de la pandemia), de las cuales 7.226 corresponden a la planta barcelonesa de vehículos.

El dirigente de la marca española ha vuelto a insistir, como indicó el presidente del consorcio alemán, Herbert Diess, en el evento del 70 aniversario del constructor, en que el proyecto de electrificación de España, denominado Future Fast Forward (F3), está “en la casilla de salida y su ejecución dependerá del compromiso de España y de la Unión Europea” con la concesión de ayudas dentro de los fondos de resiliencia habilitados a raíz de la Covid-19. Sobre este punto, destacó que “el compromiso del Gobierno es claro” y que están en conversaciones con los ministerios de Transición Ecológica e Industria, mientras que en el plano comunitario la interlocución la está llevando a cabo la matriz, Volkswagen AG.

En estos momentos, con las negociaciones abiertas en ambos frentes, Griffiths comentó que no podía cuantificar el nivel de apoyo que reclaman, dentro de una iniciativa de despliegue de toda la cadena de valor del VE que la ministra Reyes Maroto ha informado que representaría un desembolso público-privado de alrededor de 5.000 millones, de cuales una parte relevante se destinaría al montaje de una planta de baterías en España, cuya ubicación no está decidida.

Pese a todo, desde la compañía sí que consideran imprescindible que haya un apoyo decidido para el desarrollo de la movilidad electrificada desde el corto plazo, para generar el mercado suficiente que justifique la industrialización de los turismos, sobre lo cual han declarado que hay una buena dirección con el anuncio del Moves 3 con un presupuesto de 400 millones, ampliable a 800. En este sentido, se pide que la cuota de eléctricos e híbridos enchufables pase del 4,7% de 2020 a un 10,5% en 2021, con más de 100.000 unidades comercializadas, y que la red de carga se incremente desde los más de 8.000 puntos públicos actuales a más de 28.000.

El proyecto liderado por Seat lo componen otras 14 compañías, pertenecientes a seis sectores diferentes. Estas son: Aeorum, Antolin, Asti Mobile Robotics, Caixabank, Delta Vigo, Ficosa, Fisas Navarro, Gestamp, Iberdrola, Lithium Iberia, Mind Caps, Sayer Technologies, Sesé y Telefónica.

En la parte de la producción de los vehículos, los planes son que se produzcan modelos para VW, Skoda, Audi, además de los propios para la marca española. En este caso, no se ha decidido si la firma elegida será Cupra o Seat, sin embargo, hasta la fecha, la política de la empresa es lanzar los cero emisiones bajo la enseña premium, dejando a la segunda una especialización en los híbridos enchufables.

Todo este despliegue representa un potencial inicial de medio millón de unidades anuales y, en una segunda fase, a partir de 2030, más de 800.000. Para su fabricación, el mayor peso corresponderá para Martorell, aunque la planta de VW en Landaben (Navarra) también asumirá carga de trabajo.

El presidente de Seat ha señalado que el volumen que se alcanzaría en 2025 no está definido, sino que dependerá de las marcas que se lancen, no obstante, volvió a insistir en que el horizonte es una demanda de 500.000 coches, cuyo precio estaría entre los 20.000 y 25.000 euros.

La falta de la luz verde definitiva a las inversiones, que vendrá en la segunda parte del ejercicio cuando España resuelva una futura concesión de ayudas en una convocatoria para proyectos tractores, ha hecho que el fabricante haya optado por no buscar en 2021 un nuevo convenio colectivo, una vez que caducó el 31 de diciembre, sino aplazar su negociación a 2022. En el actual marco laboral, está regulada una ultraactividad de dos años, por lo que en el presente los salarios no variarán, con la expectativa por parte de los sindicatos de que se revaloricen retroactivamente cuando se pacte el nuevo texto.

Vuelta al beneficio

En cuanto al resultado económico de Seat el curso pasado, finalizó con unas pérdidas netas de 194,2 millones de euros, en comparación con los 345,6 millones de beneficio de 2019, un desenlace en el que fue crucial la dependencia del fabricante del mercado europeo, con países como España, Italia y Reino Unido estando entre los más afectados por la pandemia, así como los gastos de 260 millones que se destinaron al pago de multas por exceso de emisiones dentro del objetivo de la UE de 95 gramos de CO2. Estos impactos se pudieron minimizar en parte con una reducción de costes fijos de más de 200 millones.

A esos números rojos, los primeros desde 2015, se llegó con un deterioro de la facturación del 21,3%, hasta los 8.784 millones. En estos ingresos, una nota positiva es que sigue aumentando el precio medio de las transacciones, colocándose en 16.370 euros, frente a los 15.050 de 2019, gracias a la mayor venta de SUV y de modelos Cupra.

Para 2021, la visión de la compañía, a pesar de la incertidumbre actual, es optimista y ya en el primer trimestre espera llegar al break even, según destacó el vicepresidente ejecutivo de Finanzas, Carsten Isensee. De cara al cierre, “la intención es recuperar la rentabilidad y volver a cifras de ventas previas a la crisis sanitaria”, en palabras de Griffiths.

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.