auto1.com
auto1.com
La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Ford plantea un ERE para 630 empleados en Almussafes
España Fábricas General

Ford plantea un ERE para 630 empleados en Almussafes

El fabricante ha comunicado la necesidad de negociar otro despido colectivo, el segundo en menos de un año, sobre un total de 630 empleados, a tenor de una caída estructural de pedidos, que le llevará a ajustar la cadencia diaria de la planta de Almussafes hasta las 1.360 unidades, frente a las 1.640 que se montaban antes de la aplicación del último ERTE de 14 días.

Cadena de montaje de Ford Almussafes (Valencia). Archivo.

La dirección de la fábrica de Ford en Almussafes (Valencia) ha comunicado al Comité de Empresa, en una reunión convocada a las 15:00 horas, la necesidad de realizar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) sobre 630 empleados, según han informado a La Tribuna de Automoción fuentes sindicales.

Esta decisión ha sido tomada por el fabricante ante un descenso estructural de los pedidos que hará que, una vez acabe la vigencia el próximo el 1 de abril del último ERTE aprobado de 14 días en el centro de vehículos y se recupere la actividad tras las vacaciones de Semana Santa, se consolide una reducción de la cadencia diaria de producción desde las 1.640 unidades que se montaban antes del expediente temporal a 1.360.

Precisamente, durante la mencionada regulación laboral, en aquellas jornadas en febrero y marzo que no se detiene la actividad, se trabaja con un ritmo de 1.300 coches al día, al suprimirse uno de los dos turnos del sistema A, generándose un excedente de 600 operarios, que están siendo desconvocados de manera rotatoria.

Con el ajuste productivo, la compañía ha señalado que, muy probablemente, habrá que eliminar el turno de noche, que está operativo en el Sistema B de la zona de montaje, en Pinturas, Carrocerías y Prensas. En este último departamento se trabaja también en fin de semana, por lo que no está claro si se pondrá fin a estos equipos especiales en lugar del nocturno, según informan a esta publicación fuentes sindicales.

La falta de pedidos que padece Almussafes no se corresponde con el Kuga, que está teniendo un éxito comercial relevante, sino, principalmente, a otros tres modelos de la planta, el Mondeo, el S-Max y el Galaxy, que acumulan una caída en el último año de entre el 43% y el 60%, de acuerdo con la empresa, que también ha apuntado que la furgoneta Connect tiene como debilidad la ausencia de una mecánica eléctrica.

La dirección no ha detallado a través de qué fórmulas va a plantear las bajas, bien salidas incentivadas o incluso prejubilaciones, o ambas como sucedió con el ERE de mayo de 2020, ni tampoco el calendario previsto para que se hagan efectivas ni si la afectación se circunscribe también a la factoría de motores.

La negociación del ERE no comenzará hasta el 31 de marzo, toda vez que UGT, el sindicato mayoritario, ha pedido un receso hasta entonces porque se va a celebrar próximamente un Comité Europeo y quiere plantear la situación del centro valenciano para ver las perspectivas de futuro que maneja el constructor.

980 extinciones de contrato

El nuevo expediente extintivo será el segundo en menos de un año, después del que la empresa aprobó el 26 de mayo ante una bajada de la cadencia diaria de la fábrica de 100 coches, hasta 1.640, que supuso la cancelación de 350 contratos. Ese ajuste se empezó a negociar el 10 de marzo con una afectación de 410 operarios, no obstante, la compañía redujo la cifra de salidas al aceptar la petición sindical de que en la planta de montaje de baterías que funciona desde septiembre el personal fuese de Ford y no subcontratado, como era la intención inicial.

La reducción de plantilla se hizo efectiva desde julio –se apuntaron más de 500 trabajadores hasta el cierre del periodo de solicitudes, el 30 de junio– y hasta finales de octubre en dos tandas. Una antes del cierre de las instalaciones en el verano, de 200 personas, y otra tras la recuperación de la actividad, de 150.

Este recorte de efectivos supuso un duro golpe para los empleados, que, aunque llevaban encadenando desde finales de 2018 diferentes ERTE, no se esperaban una noticia de tal magnitud. Precisamente, fue el primer despido colectivo que vivía el constructor desde 2009, que impactó en 600 puestos.

Con los 630 trabajadores que plantea recortar Ford, la nómina de Almussafes se quedaría con cerca de 6.020.

Para alcanzar un acuerdo con los sindicatos, como sucedió con UGT y CCOO en el anterior proceso de despidos, la compañía, que señala que va a trabajar «constructivamente para minimizar el impacto», tendría el camino allanado si recupera la propuesta de entonces, un punto que confirman desde la segunda central sindical, que considera que las condiciones pactadas fueron buenas, como demuestra el alto número de solicitudes que hubo. No obstante, desde la formación exigen a la marca que aclare el futuro de las instalaciones con la asignación de carga de trabajo, puesto que a finales de 2023 se perderá, previsiblemente, la producción de todos los vehículos salvo el Kuga.

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.