auto1.com
auto1.com
La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Ford adjudica un motor híbrido a Almussafes, que dejará de producir el Mondeo en marzo de 2022
España Fábricas General

Ford adjudica un motor híbrido a Almussafes, que dejará de producir el Mondeo en marzo de 2022

El fabricante norteamericano salva del cierre a las instalaciones de propulsores valencianas con la nueva adjudicación de una mecánica de gasolina para coches híbridos para todo el mercado europeo a partir de finales de 2022. Además, comunica una inversión adicional de 5,2 millones en la nave de ensamblaje de baterías para aumentar su capacidad y el fin de producción del Mondeo a finales de marzo del año que viene.

FordAlmussafes Motores 625
Archivo. Un trabajador de la planta de motores de Ford Almussafes

Ford acaba de anunciar que la fábrica de Almussafes (Valencia) va a producir para todo el mercado europeo el nuevo motor híbrido de gasolina Duratec 2.5 a partir de finales de 2022, con lo que se garantiza la continuidad de las instalaciones de propulsores en el futuro, en las que trabajan cerca de 1.000 empleados.

Esta planta estaba pendiente de esta adjudicación de carga de trabajo, después de que en octubre de 2019 la compañía comunicase que desde 2022 y hasta 2024 va a ir perdiendo volúmenes de las mecánicas de gasolina Ecoboost 2.0 y 2.3 que monta en la actualidad para Norteamérica y que representan un 90% de su actividad. Sin una nueva asignación de producto, este centro estaba condenado al cierre.

En un comunicado, el constructor señala que actualmente ese sistema de propulsión se importa a Europa desde la factoría mexicana de Chihuahua y lo equipan los modelos Kuga, Galaxy y S-Max en sus diferentes versiones híbridas. Cuando llegue este nuevo equipo a la planta valenciana, que también lo incorporarán los futuros coches electrificados que se lancen en el Viejo Continente, se sumará a los mencionados motores, «cuya demanda sigue siendo fuerte», según la empresa, pero irán perdiendo cadencia progresivamente hasta 2024, cuando dejarían de fabricarse.

Además, también se encontrará en producción el propulsor GDI de gasolina 2.0, que empezará a montarse en serie en mayo, aunque con fecha de caducidad a finales de 2023 o principios de 2024.

«Hoy es un paso más en el viaje de electrificación de Ford, proporcionando un puente hacia un futuro de vehículos de pasajeros totalmente eléctricos, y demostrando nuestro compromiso continuo con nuestras operaciones de fabricación en Valencia, donde hemos invertido alrededor de 3.000 millones de dólares desde 2011 (aproximadamente 2.535 millones de euros)», destaca Kieran Cahill, vicepresidente de Fabricación de Ford Europa.

A la vez que se hacía este anuncio, que ha sido trasladado al Comité de Empresa en una reunión a las 12:00, se ha informado de que el Mondeo se dejará de ensamblar a finales de marzo de 2022 –la salida será progresiva desde principios del próximo curso–, con lo que Almussafes perderá uno de sus coches. El fabricante ha justificado este hecho por el cambio que están experimentando las preferencias de los consumidores hacia las siluetas SUV, que acapararon un 39% de las ventas de la firma del óvalo en Europa en 2020.

Este turismo es uno de los que en Valencia no tenían garantizado su futuro, además de los Galaxy y S-Max, que, a priori, se van a seguir produciendo hasta 2024, a raíz del lanzamiento desde comienzos de este año de sus variantes híbridas. Sobre este par de vehículos, la compañía ha indicado que «continuarán en producción».

Respecto a la furgoneta Connect, su presencia está asegurada hasta finales de 2023 o principios de 2024, cuando la nueva generación se hará, previsiblemente, en la factoría polaca de Poznan de VW Vehículos Comerciales, dentro de un acuerdo de colaboración firmado entre el grupo americano y el alemán.

A tenor de este horizonte, Almussafes solo tendría la certeza a largo plazo de seguir fabricando el Kuga, que representa cerca de un 50% de la actividad. En este sentido, desde los sindicatos se sigue reclamando la adjudicación de nuevos automóviles, para acabar de una vez con la incertidumbre existente.

Por otro lado, a raíz del aumento de la demanda de las variantes electrificadas en Europa, Ford ha decidido aumentar un 50% la capacidad de ensamblaje de baterías de su nave valenciana con una nueva inversión de 5,2 millones de euros. Estas instalaciones empezaron a funcionar el pasado septiembre a partir de un desembolso de 24 millones, que se anunció en enero de 2020.

Negociación del ERE

Una vez que se han comunicado todas estas decisiones, la dirección de la planta española ha convocado a los sindicatos mañana a las 9:00 a una reunión para constituir la mesa de negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que puso encima de la mesa el 15 de marzo y que, de inicio, se ha planteado con una afectación sobre 630 trabajadores.

Este despido colectivo, que sucede a otro que dejó 350 salidas en 2020, se ha propuesto ante una bajada de la cadencia diaria de producción de vehículos a partir de abril, desde las 1.640 unidades que se montaban antes de la aplicación del actual ERTE de 14 días –finaliza el próximo día 1– hasta 1.360. Este ajuste se explica por la reducida demanda del Mondeo, el S-Max y el Galaxy, que no se contrarresta con los pedidos del Kuga, que está teniendo una buena respuesta en el mercado, y la Connect.

Antes de que se anunciaran hoy los nuevos proyectos, el inicio del proceso negociador iba a tener lugar después de las vacaciones de Semana Santa, ante la petición que hizo el sindicato mayoritario, UGT, de aplazar la constitución de la mesa hasta que se celebrase un Comité Europeo el 30 de marzo, en el que querían preguntar a Ford Europa sobre el futuro de Almussafes, tras el revés del segundo ERE en un año.

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.