auto1.com
auto1.com
La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Renault podría adjudicar dos vehículos y nuevos motores y cajas de cambio a España
España Fábricas

Renault podría adjudicar dos vehículos y nuevos motores y cajas de cambio a España

El fabricante ha informado a los sindicatos de los proyectos de inversión que podrían recibir las plantas españolas en el marco del Plan Renaulution, presentado ayer. Los productos a los que optan los centros de Valladolid, Palencia y Sevilla llegarían si se alcanza un acuerdo de convenio colectivo que garantice suficiente competitividad.

Renault Valladolid Captur
Archivo. Visita del rey, el 9 de octubre de 2019, a la planta de Renault en Valladolid, donde se produce el Captur.

El presidente y director general de Renault Iberia, José Vicente de los Mozos, ha informado a los sindicatos en una reunión del Comité Intercentros, celebrada a las 13 horas, de los proyectos de producción que se podrían adjudicar las instalaciones industriales españolas siempre y cuando se firme un acuerdo laboral con el que se alcance la suficiente competitividad que requiere el fabricante.

Entre las inversiones que llegarían a España para los centros de montaje de vehículos está la adjudicación de un nuevo coche del segmento B, desarrollado sobre una de las nuevas plataformas de la Alianza, para Valladolid –sería adicional al Captur–; y otro del segmento C (en código interno, la familia HHN), con tres carrocerías, que se trata de la segunda generación del Kadjar. De este modelo, se hará una versión de cinco plazas, otra de siete y una deportiva. Su arranque productivo, según fuentes del sector, será en marzo de 2022 con las versiones gasolina, a las que que sumarán posteriormente otras híbridas enchufables e híbridas.

En cuanto a las factorías de elementos mecánicos, la de motores vallisoletana recibiría «productos de la familia de propulsores HR12» –actualmente se producen los HR10 y HR13 de gasolina, de modo que sería una actualización, que equiparían automóviles híbridos–, mientras que la de cajas de velocidades en Sevilla se haría con una nueva generación de transmisiones bajo la tecnología de hibridación E-Tech. En el caso del centro andaluz, la empresa ha comentado que tiene serios problemas de competitividad –en la plataforma de negociación del convenio, Renault habló de sobrecapacidad–, por lo que deberá ser una de las plantas en la que se apliquen más medidas para optimizar procesos.

Por su parte, las instalaciones de ingeniería de Valladolid se reforzarían con la asignación de proyectos para el desarrollo de la hibridación y de nuevas tecnologías, según consta en los comunicados emitidos por los sindicatos.

Los nuevos productos que podrían recalar en España forman parte del Plan Renaulution que presentó ayer el CEO mundial del grupo galo, Luca de Meo, quien anticipó que la nueva estrategia a medio plazo del constructor «es buena» para los intereses españoles y supone «una oportunidad» para consolidar el futuro. En este sentido, en el encuentro de hoy, De los Mozos ha recalcado a las centrales sindicales que se trata del programa «más ambicioso de la historia» de la compañía, con el que se avanzará en «electrificación e hibridación, sin dejar a nadie atrás».

Desde la empresa se ha subrayado que los productos a los que opta nuestro país también podrían recalar en otras factorías extranjeras, de modo que instó a los representantes de la plantilla a suscribir un pacto de competitividad en las próximas semanas.

Nueva ronda de contactos

La mesa negociadora del convenio colectivo se constituyó el 22 de octubre, sin embargo quedó en suspenso tras tres reuniones el 2 de diciembre, cuando los sindicatos (UGT, CCOO, SCP-CCP, CGT y TU) señalaron a Renault que no retomarían el proceso hasta que se les comunicase la carga de trabajo que tendría garantizada España en los próximos años. En este sentido, cualquier movimiento se paralizó hasta después de la presentación del Plan Renaulution.

Tras la exposición que ha realizado la empresa hoy, las formaciones sindicales han mostrado su disposición a continuar con las negociaciones. Así, se ha convocado un nuevo encuentro para el 21 de enero. Hasta la fecha, las posiciones están muy alejadas, aunque la realidad es que solo dio tiempo a que cada parte entregase su plataforma –las centrales cuentan con una unitaria–, eso sí, son completamente antagónicas.

Más allá de cómo sea la evolución de las conversaciones, que a juicio de la firma del rombo debería ser ágil, los representantes de los empleados han puesto como condición insalvable para llegar a un acuerdo que exista una adjudicación efectiva de las inversiones anunciadas, es decir, que no sea solo una posibilidad a la que se podría acceder a posteriori.

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.