La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Carsharing, motosharing y VTC detectan oportunidades de negocio en la nueva normalidad
España

Carsharing, motosharing y VTC detectan oportunidades de negocio en la nueva normalidad

Los operadores de la llamada nueva movilidad han vuelto a ofrecer sus servicios con nuevos descuentos para aumentar la confianza de los usuarios hacia un sector que podría presentarse como más seguro que el transporte público.

Uno de los 700 Smart de la flota de Share Now en Madrid.

Con el estallido de la crisis de la Covid-19 y la declaración del estado de alarma en España, la movilidad dentro de nuestro país se vio reducida casi por completo. La prohibición del paso por carretera a otras provincias, unida al aislamiento de la población, provocaron que los únicos vehículos que circulasen por las vías fuesen fundamentalmente los responsables del transporte de mercancías y los equipos sanitarios. Así, los actores que hasta ese momento habían impulsado la conocida como nueva movilidad —carsharing, motosharing y VTC al frente— se vieron obligados a reducir sus negocios (como Cabify), cuando no a suspenderlos por completo (el caso de Zity, Share Now, Free2Move, Wible o eCooltra).

Sin embargo, la progresiva salida del confinamiento con la desescalada por fases ha traído una reactivación de casi todos los servicios, incluidos estos. Y, a raíz de ello, La Tribuna de Automoción ha consultado a los grandes operadores para conocer su situación, sus estrategias y su modo de ver el futuro de la movilidad una vez pase la epidemia.

Cabify

La hoja de ruta de la compañía de alquiler de coches con conductor durante el estado de alarma se basó en no cesar las operaciones, aunque sí redujo considerablemente su flota durante las primeras semanas, destinándola únicamente “a cubrir los desplazamientos esenciales”.

Su vicepresidente de Asuntos Públicos, Mariano Silveyra, pone de manifiesto que la situación actual va a hacer destacar la necesidad de impulsar esas nuevas formas de desplazamiento diferentes a las tradicionales, ya que “ninguna solución individual de transporte va a poder solucionar el gran reto de la movilidad en ciudades con cientos de miles o millones de habitantes”.

El directivo resalta además que es necesario que todas las empresas del sector trabajen de la mano con la Administración de cara al futuro cercano, para que los clientes puedan tener “la tranquilidad de que están recibiendo un servicio seguro”. Para ello, han ido aumentando progresivamente la cantidad de coches que tienen en funcionamiento conforme se han ido relajando las normativas gubernamentales, lo que ha hecho crecer semanalmente su volumen de traslados a doble dígito.

eCooltra

La operadora de motosharing, que cuenta desde el 27 de abril con una flota operativa al 50% —7.400 motos eléctricas—, hace especial incidencia en la necesidad de adaptación del sector en general para la llamada “nueva normalidad”, ya que, según advierten, “las administraciones están detectando una clara tendencia hacia la movilidad individual en detrimento del transporte público, por miedo a posibles contagios”.

La firma, que entiende que, una vez finalicen las fases de la desescalada, servicios como el suyo serán fundamentales para moverse “sin aglomeraciones, respetando la distancia de seguridad y procurando las máximas medidas de higiene”, ha destacado que la crisis sanitaria ha hecho que “las nuevas formas de movilidad se hayan vuelto un tema prioritario”.

De hecho, reseñan haber detectado «mayor interés» en Barcelona, Madrid y Valencia, llegando hasta a triplicar su número de usuarios. Este hecho es fruto de su cambio de estrategia “a todos los niveles”, que ha incluido, por ejemplo, una promoción de reactivación de 50 céntimos de descuento en todos los viajes superiores a 5 minutos.

Free2Move

La filial del Grupo PSA destaca que sus opciones no pretenden ser, ni antes del coronavirus ni ahora, una alternativa al transporte tradicional, sino un complemento a este. “Habrá quien quiera utilizar su coche privado, y el que opte por usar nuestros servicios, que le aseguran un viaje sin aglomeraciones y con las ventajas asociadas al pago por minutos”, sentencian desde la entidad, que reactivó su servicio durante la última semana de mayo volviendo a poner a disposición de los clientes de Madrid y Lisboa los 610 vehículos de su flota —570 Citroën C-Zero, 30 Peugeot e-208 y 10 furgonetas Citroën Berlingo—.

Al contrario que muchas de sus competidoras, ha decidido no hacer modificaciones en su estrategia empresarial, y aseguran seguir con su hoja de ruta habitual y con las mismas tarifas que antes del impacto del virus —29 céntimos por minuto los C-Zero y 31 cents/min los e-208—. Sin embargo, esto no hace que dejen de ver claro el futuro de su sector, argumentando que “las nuevas formas de movilidad son soluciones más seguras, cómodas e interesantes para los usuarios”, ya que representan “una alternativa segura y beneficiosa, posibilitando optar por soluciones individuales”.

Share Now

La operadora de los Smart blancos se ha mostrado firme en cuanto a la apuesta por la bonanza del negocio del carsharing ya que, según estima su managing director, David Bartolomé, “es ya una parte fundamental de la movilidad en las ciudades y lo va a seguir siendo en adelante”. Lo justifica debido a que “con la reincorporación de la gente al trabajo, es una herramienta clave para aplanar la hora punta”.

Incluso sus previsiones auguran que su nivel de usuarios puede crecer ya que “muchos ciudadanos se van a ver obligados a buscar métodos de transporte alternativos que tal vez antes no hayan considerado” tras la reducción de afluencia de trenes y autobuses “que se deriva de la necesidad de continuar impulsando la distancia social hasta que haya una vacuna”.

Sus 700 vehículos en Madrid se volvieron a poner en marcha el 25 de mayo tras suspender el servicio el 1 de abril, y reiniciaron la actividad con nuevas ofertas para incentivar la confianza de usuarios frecuentes, presentando dos nuevas tarifas con ahorros de hasta el 50% por minuto.

Wible

Como mayor exponente de la reconversión en este sector, Wible ha decidido no volver a su actividad habitual en Madrid por el momento, pero sí reiniciar las operaciones con una oferta de alquiler de larga duración. La compañía ha justificado esta nueva propuesta debido a que “el cierre temporal nos ha permitido hacer una reflexión sobre el servicio en su conjunto, y prepararnos para las posibles nuevas necesidades”.

Puede contratarse para obtener uno de sus 500 Kia Niro PHEV entre 3 y 14 días a 28 euros por jornada completa (sin recargo por kilómetro), y se ha implantado con el objetivo de «absorber la mayor cantidad de casuísticas posibles» en una situación en la que aún «no se puede apreciar si hay cambios en la movilidad habitual y en qué sentido se producen».

Zity

Primera en detener su actividad —16 de marzo— y primera en volver a dar servicio —20 de mayo—, la filial de Renault no se muestra del todo confiada con el futuro derivado de la crisis sanitaria. “Si algo hemos aprendido de esta situación, es que debemos contar siempre con un plan B que sea fácil y rápidamente activable”, aseguran desde la entidad, una vez sus 800 ZOE Z.E. 40 han vuelto a circular por las calles de Madrid.

Precisamente para atraer a los usuarios aún reticentes dentro de la desescalada por fases, han puesto en marcha una bajada de su tarifa dinámica, haciendo que esta descienda de los 21 a los 17 céntimos por minuto, así como la eliminación temporal del recargo en modo stand-by de 9 céntimos/min.

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.