Publicidad: CarGarantie garantías sin riesgos
La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Renault Zoe 2020: más potente y con más autonomía
Ecoauto Energías Producto

Renault Zoe 2020: más potente y con más autonomía

La marca gala se reinventa en la búsqueda de mejores prestaciones. El nuevo Zoe contará con un una batería de 52 kWh y una potencia máxima de 135 CV.

Prueba del Renault Zoe 2020.

La pieza principal de Renault en su estrategia de ofensiva eléctrica vuelve a reinventarse. El Zoe, después de ser el primer vehículo ‘cero emisiones’ de la marca tras la presentación de su primera generación en 2012, sube de nuevo el nivel con un modelo totalmente renovado —exterior y, sobre todo, interiormente— y con unas prestaciones más que destacables.

La mayor novedad es, cómo no, su nueva batería de 52 kWh, que eleva la autonomía del conjunto hasta los 395 kilómetros en ciclo WLTP. Esto supone una mejora importante, ya que, si nos fijamos en la evolución, el primer Zoe montaba un dispositivo de 22 kWh, y ofrecía 150 km de autonomía, mientras que el segundo (2016), incluía la Z.E. 4.0, que suponía 41 kWh y elevar la distancia a recorrer hasta los 300 km. Por tanto, lo ofrecido por la versión de 2020 supone un incremento del 25% respecto a su predecesora.

Además, este aumento de capacidad energética no supone en ningún caso una reducción del espacio del habitáculo, el cual está íntegramente fabricado con materiales sintéticos y provenientes en gran medida de economía circular (los asientos, por ejemplo, están hechos en un 50% de fibras de cinturones de seguridad reciclados).

En cuanto a la capacidad de recarga, el conjunto se ha visto equipado con un doble sistema, que combina la capacidad de enchufarlo en casa o en el trabajo con un transformador de corriente alterna (AC) de hasta 22 kW, con  la opción de hacerlo en una estación de carga rápida de corriente continua (DC) con un límite de 50 kW (lo cual no estaba habilitado en las anteriores versiones del modelo).

Si pasamos ya al ámbito de las motorizaciones, existirán dos opciones a elegir: una primera, más básica, de 108 CV (225 Nm de par) y con una velocidad máxima de 135 km/h; y otra con características ligeramente superiores, con 135 CV (245 Nm) y una máxima de 140 km/h.

A estas especificaciones hay que sumarle un ‘modo B’, que permite almacenar una gran cantidad de energía gracias a las frenadas y desaceleraciones del coche, en detrimento, eso sí, de parte de la capacidad de aceleración mientras esté activo.

En cuanto al diseño exterior, pese a que no se han visto modificadas sus dimensiones, Renault ha trabajado especialmente en los ángulos de la carrocería, resaltando con las líneas del capó una insignia frontal más grande y vertical, que sirve como trampantojo para ocultar el enchufe de recarga del vehículo. El paragolpes delantero amplía las entradas de aire laterales, mientras que la parte trasera se ha visto ensanchada gracias a los trazos horizontales que cruzan el espacio entre los intermitentes dinámicos LED (que barren desde el centro hacia el exterior).

Finalmente, no se conoce aún su precio, aunque desde la marca gala confirman que este se conocerá entre finales de octubre y principios de noviembre. Argumentan, además, que se sufrirá un ligero encarecimiento, fruto de la mejora de prestaciones mecánicas, y que las posibles ayudas al VE que promulgue un nuevo Gobierno tras la repetición electoral podrían afectar al montante final que el usuario pagaría por el Zoe.

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.