heycar
heycar
Cargarantie 50 años
La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Mercedes-Benz pasará a ser solo eléctrica "en los mercados que lo permitan" en 2029
Internacional

Mercedes-Benz pasará a ser solo eléctrica "en los mercados que lo permitan" en 2029

La marca de la estrella lanzará tres nuevas arquitecturas modulares para sus turismos, furgonetas y vehículos de altas prestaciones en 2025. Para nutrir sus nuevos modelos, erigirá ocho nuevas gigafactorías, cuatro de ellas en Europa.

El CEO de Daimler, Ola Källenius, en la presentación de la nueva estrategia de la compañía, el pasado 6 de octubre.
El CEO de Daimler, Ola Källenius.

Mercedes-Benz ha adelantado sus objetivos de electrificación 10 años, pasando del "primero eléctricos" que mencionó su consejero delegado, Ola Källenius, en el pasado plan, con el horizonte temporal de 2039, al "solo eléctricos" del actual, que actualiza sus metas a finales de década, "en los mercados que sea posible".

Así, el fabricante premium declaró que todos los modelos de la marca contarán con una alternativa cero emisiones a partir de 2025, año en el cual se lanzarán tres nuevas arquitecturas modulares: MB.EA (enfocada a los modelos medianos y grandes); AMG.EA (de altas prestaciones) y VAN.EA (para vehículos comerciales). Es esta última la que recibirá la planta española de Vitoria.

"No sabemos cuándo venderemos el último modelo térmico", afirmó el director de Operaciones de Daimler, Markus Schäfer, "pues depende en gran medida de lo preparado que esté cada mercado". Sin embargo, a mediados de 2022, todos los clientes de Mercedes podrán optar por una versión 100% eléctrica en todos los segmentos que opera.

Además, para satisfacer la demanda de sus localizaciones fabriles, que han cifrado en 200 GWh anuales, el Grupo Daimler ha previsto la creación de ocho nuevas gigafactorías de baterías. De estas, una estará en EEUU, para abastecer a los centros de Tuscaloosa (Alabama) y Charleston (Virginia Occidental).

En Europa, han confirmado que la cifra ascenderá a cuatro, "para garantizar que nuestro continente sigue en el núcleo de la automoción", en palabras de Källenius. Una de ellas, además, irá de la mano de un nuevo socio de joint-venture, cuyos detalles no serán desvelados hasta que el acuerdo sea firme.

En lo que respecta a las baterías, el CEO afirmó que "un 90% de los modelos del futuro" usarían la misma arquitectura común, en la que la conexión al sistema de propulsión sería idéntica, y solo variaría el número de celdas. Esto les permitirá ahorrar costes globales, para los que se han marcado un objetivo de reducción del 1% anual hasta 2025.

Este ahorro de costes supone una parte fundamental para mantener "un negocio con dos dígitos porcentuales de rentabilidad", en palabras de su director financiero, Harald Wilhelm. Daimler pretende destinar 40.000 millones de euros en I+D para mediados de la década y reducir la inversión en combustión en más de un 20% hasta entonces.

En lo que respecta a cargadores, Mercedes cuenta ya con 530.000 unidades a lo largo del mundo y acaba de llegar a un acuerdo con Shell para instalar, a mediados de década, 30.000 más en Europa, China y EEUU, de los cuales 10.000 serán de carga rápida.

La siguiente generación de vehículos eléctricos de la compañía está basada en el Vision EQXX, un prototipo el que están trabajando los ingenieros de Stuttgart —muchos de los cuales provienen de la división de Fórmula 1— con el que esperan alcanzar más de 1.000 km de autonomía con una sola carga, gracias a la eficiencia aerodinámica y a una nueva composición química de los acumuladores.

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.