auto1.com
auto1.com
CarGarantie
La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » De los Mozos (Anfac): «Veo un impacto muy grande con la Euro 7 en los comerciales y en el transporte»
Ecoauto España General

De los Mozos (Anfac): "Veo un impacto muy grande con la Euro 7 en los comerciales y en el transporte"

El presidente de la patronal española de los fabricantes de vehículos alerta de los impactos negativos que podrían darse en el proceso de descarbonización del parque automovilístico si en todas las decisiones de las administraciones nacionales y europeas se aplica un enfoque contrario a la neutralidad tecnológica, en el que solo prime el despliegue de la electromovilidad, un terreno en el que, subraya, el compromiso de la industria está «muy claro».

El presidente de Anfac, José Vicente de los Mozos, durante su intervención en la Comisión de Industria, Comercio y Turismo en el Congreso de los Diputados

El presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), José Vicente de los Mozos, ha vuelto a hacer una firme defensa de «la neutralidad tecnológica» en el proceso hacia la descarbonización del vehículo, debido a que «la tecnología avanza rápidamente» y podría darse el caso de que «en 2040 se puedan reciclar las emisiones» que hoy generan los motores térmicos.

En una comparecencia en la Comisión de Industria, Comercio y Turismo del Congreso de los Diputados, el directivo alertó de los riesgos que supone dejar completamente de lado las mecánicas tradicionales y solo apostar por la electrificación desde el corto plazo, con la que, enfatizó, la industria está comprometida. «Hemos matado al diésel y al coche de combustión», sentenció, para ilustrar que un enfoque excluyente puede acarrear problemas relevantes no solo al sector, sino a la sociedad, haciendo más difícil la reducción de emisiones del parque circulante.

Tras puntualizar que las últimas normativas de contaminantes en Europa, la Euro 6d temp y la Euro 6d full, hacen que estos se hayan ajustado en un 90% en los nuevos modelos, expuso que la próxima regulación que entrará en escena en 2026, la Euro 7, podría conllevar consecuencias negativas si en ella, finalmente, se aplica la máxima de hacer inviables las tecnologías térmicas en ciertos segmentos. Aunque De los Mozos señaló que no ve «gran cambio» en los automóviles respecto a la legislación vigente, sí que destacó que en los comerciales y en el transporte podría haber «un impacto muy grande» a tenor de los planteamientos iniciales de la administración comunitaria. «Si suprimimos los motores de combustión, se va a generar un gran problema en el sector del transporte y los autónomos». apostilló.

El presidente de los fabricantes comentó que en los camiones la implantación de la electrificación es «mucho más complicada», de modo que la solución tiene que ser «el hidrógeno y el gas, y todavía el diésel». En este sentido, avisó del déficit que hay de infraestructura de carga con la primera de esas tres propulsiones, existiendo en España «solo seis hidrogeneras». Además, indicó que la diferencia en precio de este tipo de variantes es muy alta en estos momentos –puso como ejemplo que la Renault Master de pila de combustible es 10.000 euros más cara que la de gasóleo–, lo que representa un obstáculo para su generalización, que hoy el consumidor no está dispuesto a asumir.

Los coches antiguos, en el centro de la estrategia verde

Tomando como base la garantía de la neutralidad tecnológica, el también director Industrial global del constructor del rombo aseveró que la automoción tiene «muy claro» que quiere cumplir con los objetivos de descarbonización europeos y con los que ha fijado el Gobierno en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, relativos estos últimos a que en 2030 se reduzcan un 50% las emisiones y haya tres millones de eléctricos.

De acuerdo con el ejecutivo, las previsiones que manejan son que, a finales de la presente década, en un parque en España que pasará de los 25 millones de vehículos de 2019 a 20, cerca de 14 millones serán modelos nuevos, de los cuales un 50% tendrán una propulsión electrificada, con 3,9 millones de eléctricos puros y 3,9 millones de híbridos. A partir de ahí, y de cara a recortar la contaminación, también es crítico, a su juicio, que «desaparezcan los coches antiguos». De hecho, declaró que habría que «achatarrar hasta 19 millones» de unidades, «un 90% de las cuales tiene más de 15 años». «Si no las sacamos, no bajarán las emisiones», remachó.

Para tal fin, propugnó que se necesitan «soluciones», y eso no puede pasar por pensar que todos los clientes pueden dar el salto hacia el VE, incluso con las ayudas a la adquisición existentes. «La gente de bajo nivel adquisitivo no tiene dinero para comprar un eléctrico», sino que busca una alternativa en el mercado de segunda mano», explicó De los Mozos, quien manifestó que, hoy, la transformación hacia la electromovilidad es cosa de «ricos».

Dentro de las políticas a considerar, destacó la importancia de los cambios en la fiscalidad, donde, defendió, que se necesita «una reforma integral», para pasar de un modelo de impuesto a la compra a otro por el uso «con criterios medioambientales y sociales». Asimismo, planteó que habría que aplicar un IVA reducido para el VE, bonificaciones para los modelos electrificados y de hidrógeno e introducir incentivos para sacar de la circulación los automóviles de más de 12 años.

En relación al despegue de la electrificación, declaró que el Plan Moves III es «una buena herramienta», pero «necesitamos que sea dinámico». Después de dar cifras del exponencial crecimiento de la oferta de vehículos de este tipo en la última década, expresó que es clave que esto se «acompañe de infraestructura de recarga» para que pueda desarrollarse realmente la tecnología. «Si no va a la misma velocidad, es un problema», puntualizó, para añadir que sería «importante que alguna dirección, como el IDAE, haga una trazabilidad de la red», para conocer la implantación en cada momento, algo que actualmente no se hace.

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.