auto1.com
auto1.com
La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Los mundiales, 100% electrificados
Ecoauto Emisiones Energías General

Los mundiales, 100% electrificados

De la máquina de vapor a la gasolina. De los V12 a los V10, después a los V8, y más tarde a los V6. Los avances técnicos dentro de la competición no han cesado desde la creación de los primeros campeonatos, y ver motores híbridos y eléctricos instalarse en los principales certámenes era cuestión de tiempo. La tecnología no frena, y tras el WEC en 2012 y la Fórmula 1 en 2014, los propulsores de energía limpia llegarán (para quedarse) al WRC en 2022.

Tapa motor del Mercedes AMG F1 W09 EQ Power+, campeón del mundo en la temporada 2018.

La historia de la automoción (y de su uso deportivo) es extensa. Desde que la primera carrera de «carruajes sin caballos » tuviese lugar en 1894 entre París y Rouen, la experiencia de la competición ha ayudado a la industria a revolucionarse técnicamente y poder avanzar conforme a los pasos que buscaba la ciudadanía en general. A partir de ahí, comenzaron las poderosas innovaciones dentro del desarrollo de los motores de combustión durante todo el siglo XX, las cada vez más intrincadas propuestas aerodinámicas, o la última en llegar, la electrificación.

De hecho, incluso los deportes de motor más extremos han apostado ya abiertamente por la reducción de emisiones y el uso de motores o bien eléctricos, o, como mínimo, híbridos. Dentro de este marco, 2014 fue un año clave, pues, junto con el inicio de la temporada de debut de la ya famosa Fórmula E —en la que los motores son 100% limpios, las baterías las proporciona Williams, e inicialmente, los pilotos debían cambiar de monoplaza a mitad de carrera para racionar la energía utilizada—, se sumó el cambio total dentro del Gran Circo: comenzaba la era híbrida de la Fórmula 1. Después de más de 60 años buscando la mayor optimización entre potencia y fiabilidad en los impresionantes propulsores térmicos —imposible olvidar los todopoderosos V12 de Ferrari, los infalibles V10 de Williams, o los extremadamente prestacionales V8 de Renault, que darían a Alonso el mundial de 2006, y posteriormente usaría Red Bull en su época más exitosa entre 2010 y 2013—, el paso a los componentes que no funcionaran directamente por combustión interna supuso…


CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Accede al artículo completo adquiriendo la edición digital de La Tribuna de Automoción o suscríbete al periódico durante un año para tener acceso a todos los contenidos. Si ya eres suscriptor, utiliza tus claves para disfrutar de la mejor información del sector.

 

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.