La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » La facturación de los talleres podría caer 2.600 millones en 2020, según Solera
Concesionarios y talleres España

La facturación de los talleres podría caer 2.600 millones en 2020, según Solera

El proveedor tecnológico estima una caída en torno al 15% en la cifra de negocio de los talleres a cierre de ejercicio, pasando de la previsión inicial de 14.500 millones de euros a unos 11.900 millones.

Archivo. Un mecánico analiza la centralita de un vehículo.

Las consecuencias del confinamiento por la Covid-19 se traducirán en una caída en torno al 15% en la cifra de negocio de los talleres a cierre de ejercicio, pasando de la previsión inicial de 14.500 millones de euros a unos 11.900 millones, según Solera.

El proveedor de soluciones tecnológicas fundamenta sus cálculos en un coste promedio de tres céntimos por kilómetro recorrido que, al no haberse circulado durante la duración del estado de alarma, se traducen en unos 90 euros por vehículo o, de forma agregada, en 2.600 millones menos al fin de 2020.

Aunque la reapertura de talleres con la desescalada ha visto un aumento de las operaciones —en gran medida, por la vuelta a la actividad de ITV y el mantenimiento necesario para superar la inspección—, Solera describió la futura curva del mercado como una W: tras el repunte que se verá entre junio y agosto, habrá una nueva caída porque «un vehículo que no circula no tiene golpes que reparar».

Por otra parte, los elementos de desgaste, como frenos y neumáticos, no habrán sufrido erosión y seguirán manteniendo su vida útil. La clave, para el director de Producto de la empresa, José Luis Gata, está en la reactivación económica, que acarreará un mayor número de desplazamientos y dotará al sector de la posventa de las visitas necesarias.

Gata subraya que es imperativo que los talleres elaboren un nuevo plan de negocio, teniendo en consideración las consecuencias de la pandemia, para encontrar un equilibrio entre la confianza, el precio y la seguridad que garantice su viabilidad. Previsiblemente, estima que aumentará el cierre de operadores, como consecuencia de su cuenta de resultados, así como la absorción de agentes pequeños dentro de redes más grandes.

Otros gastos a los que tendrán que hacer frente los reparadores —además de la formación que conllevan— son la inversión en equipos de desinfección, como máquinas de ozono, o el establecimiento de servicios de recogida y entrega a domicilio de los vehículos. Algunas marcas, como Volkswagen, ya han puesto precio a estos elementos, con 25 euros para cada uno.

En contrapartida, la posibilidad de gestionar las citas previas por vía telemática y de controlar el flujo de vehículos por parte del taller, abre nuevas oportunidades para mejorar la productividad y de evitar cuellos de botella en los centros.

Modelo ‘contactless’

Estas previsiones fueron desveladas hoy en la presentación del Taller Contactless, una extensión de los servicios de Solera Auto que intenta preparar la posventa a las nuevas necesidades surgidas por el coronavirus. Dentro de la plataforma MyTaller, se establece un sistema de videollamada para explicar, de forma remota, las operaciones que deben hacerse en un vehículo.

Infografía del Taller Contactless de Solera.

Esto permite, además, reforzar la transparencia de los reparadores, señalando, por ejemplo, daños exteriores que tenía el vehículo al ser recibido y evitar, así, una reclamación por parte del cliente. Este sistema fue importado de las otras áreas de negocio de Solera: sus soluciones para seguros de hogar.

De momento, solo 15 talleres en España están siendo los que lo aplican como prueba piloto, pero la empresa afirmó en la presentación que la campaña comenzará este mes y a la que se sumarán más operadores que trabajen ya con la plataforma Solera Auto —en total, cuentan con más de 20.000—. El modelo de facturación, afirmó Gata, seguirá siendo de pago por uso, pero no detalló la cantidad.

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.