Publicidad: CarGarantie, la mejor fidelización de clientes
La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Las fábricas españolas dejarán de producir más de 384.000 vehículos con el parón por el coronavirus
España Fábricas General

Las fábricas españolas dejarán de producir más de 384.000 vehículos con el parón por el coronavirus

Tras un mes y medio sin actividad, las 12 plantas de montaje de vehículos retomarán el trabajo entre finales de abril y comienzos de mayo, con un impacto en su volumen de producción de 384.476 unidades. Esto supone un ajuste mínimo de un 12% respecto a la previsión que manejaba la industria a comienzos de ejercicio de superar los tres millones en 2020.

Entrada a la fábrica de PSA Vigo con las medidas de protección aprobadas en el centro.

Las 12 fábricas de montaje de vehículos en España volverán a la actividad entre finales de abril y principios de mayo habiendo dejado de ensamblar 384.476 unidades, tras estar paradas en torno a un mes y medio, a raíz de la crisis del coronavirus, según los cálculos realizados por La Tribuna de Automoción a partir de las cadencias que tenían antes del cierre cada una de las plantas y las jornadas, tanto de lunes a viernes como en fin de semana y festivo, que tenían previsto trabajar cada una de ellas.

Este impacto, que se ha generado con la suspensión en total de 354 jornadas laborables –la media por centro es de 29,5–, seguirá creciendo en las semanas siguientes a la arrancada de máquinas, puesto que los constructores van a ir recuperando progresivamente sus cadencias diarias y, además, está por ver si, una vez se estabilicen los ritmos, la demanda responde del mismo modo que antes del interrupción de las operaciones, lo que en el sector se descarta por completo.

En este sentido, el que apuntaba como un ejercicio récord –para 2020, se estimaba una producción superior a los tres millones de coches, superándose el récord del 2000, cuando se ensamblaron 2.979.225– va a experimentar un duro ajuste, llegándose, como mínimo, a un 12% del volumen proyectado para finales de diciembre.

La primera hornada de factorías reabrirán, una vez aprobados sus respectivos protocolos sanitarios –se han basado en el documento marco consensuado entre Anfac, Sernauto, Faconauto y UGT y CCOO–, el próximo 27 de abril. Se trata de Mercedes Vitoria, Seat Martorell, VW Navarra y PSA Vigo, aunque en este último caso es muy probable que la apertura se tenga que trasladar a comienzos del mes que viene.

El siguiente hito será el 29, cuando comenzarán a producir Renault Valladolid y Palencia; y el definitivo, el 4 de mayo, al que se han apuntado PSA Madrid y Zaragoza, Nissan Barcelona, Iveco Valladolid y Madrid y Ford Almussafes. Todos los pronósticos establecidos podrían modificarse ligeramente, dada la situación actual de incertidumbre y, sobre todo, ante la ausencia de una garantía total de que exista un aprovisionamiento suficiente de componentes.

Plan de regreso progresivo

La recuperación de la actividad de las plantas se va a a realizar, de manera general, a un turno en cada línea de montaje existente para después, pasadas las semanas –varía en función de los centros–, ir habilitando el resto de equipos de trabajo. Asimismo, el ritmo productivo inicialmente será menor y también crecerá paulatinamente, como una forma de garantizar que se pueden aplicar correctamente las medidas de protección para los empleados y que se puede mantener en el mayor de los casos posibles la distancia interpersonal de dos metros.

Este esquema de trabajo, que supondrá que no se necesite a la totalidad de la plantilla durante semanas, a lo que hay que añadir que en una primera fase no acudirán a sus puestos las personas con riesgos de salud si contraen la enfermedad, así como que es probable que no se recupere la cadencia precrisis, está abocando a los fabricantes a tener que plantear ERTE por causas organizativas, para dar continuidad a los de fuerza mayor que decaerán con el fin del estado de alarma. Hasta la fecha, ya han negociado o comunicado la intención de aplicar un nuevo expediente PSA Vigo y Zaragoza, Seat, Ford y VW Navarra.

Esta última planta, al reanudar la fabricación, contará con 504 operarios que no acudirán a sus puestos y que seguirán con su contrato suspendido. De ellos, 154 son personas de riesgo en caso de contagio y las 350 restantes son personal excedente para el volumen de trabajo inicia,l y entre ellos un tercio se corresponde con empleados con patologías que aun pudiendo trabajar no se les ha encontrado una tarea ajustada a su situación.

Al contrario de los casos mencionados no tendrán que recurrir a este mecanismo de flexibilidad los centros de PSA Madrid y los de Iveco Madrid y Valladolid, que ya los tenían aprobados de antes y podrán hacer uso de ellos. En el resto de instalaciones industriales, es muy probable que, antes o después y si el mercado no responde, tengan que abrir conversaciones con los sindicatos para ejecutar esta herramienta de organización laboral.

Para poder conocer en detalle, caso por caso, la situación de cada una de las 12 fábricas españolas puede hacerlo en el último número de La Tribuna de Automoción, disponible gratuitamente online.

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.