La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Cinco fábricas españolas de vehículos volverán el 20 de abril; cuatro, el 27 y tres aún no tienen fecha
España Fábricas General

Cinco fábricas españolas de vehículos volverán el 20 de abril; cuatro, el 27 y tres aún no tienen fecha

Las plantas más madrugadoras serían las de Iveco, las de Renault de montaje de automóviles y la de PSA Vigo. Por su parte, PSA Madrid y Figueruelas y Nissan Barcelona aún no conocen cuándo será el día después del parón por el coronavirus.

Instalaciones de Ford en Almussafes

Las plantas españolas de ensamblaje de vehículos ya empiezan a pensar en el día después y en reiniciar la actividad, teniendo en cuenta que desde el 13 de abril, una vez que pase el periodo de suspensión de la actividad no esencial, cuentan con autorización para retomar la producción.

Este es el caso de las fábricas de Iveco, PSA Vigo y Renault Palencia y Valladolid que, previsiblemente, comenzarán la producción el 20 de abril, aunque en el caso de la marca del rombo sus factorías de órganos (motores en Valladolid y cajas de cambio en Sevilla), lo harán el 16.

Una semana más tarde, el lunes 27, lo harán Ford Almussafes (Valencia), Mercedes Vitoria, Seat y VW Navarra. Sin embargo, según ha pulsado La Tribuna de Automoción, ni PSA Madrid y Figueruelas (Zaragoza) ni Nissan Barcelona cuentan con un día concreto para volver, a la espera de cómo se desarrolle la situación.

En cualquier caso, en la mayoría de los centros se trabaja entre la dirección y los sindicatos para acordar un protocolo de seguridad que impida los contagios, basándose en las medidas orquestadas por Anfac, adelantadas por este medio.

FordAlmussafes 625
Fábrica de Ford en Almussafes, Valencia.

Ford Almussafes

El constructor estadounidense publicó un comunicado, el pasado día 3, informando de que la suspensión de la producción en las factorías europeas de vehículos y de motores durará hasta, al menos, el 4 de mayo, aunque fijó como excepción el centro valenciano, que podría recuperar la actividad a partir del 27 de abril, una fecha posible, salvo que el Gobierno aplique una nueva prórroga del estado de alarma manteniendo grandes restricciones sobre la economía y las personas. La planta, que tiene marcado en calendario toda la semana que viene como vacaciones de Pascua, podría arrancar con solo un turno o quizás dos, pero en todo caso el ritmo de trabajo irá de menos a más.

La compañía todavía no ha comunicado al Comité de Prevención de Riesgos Laborales qué protocolo sanitario se seguirá para reanudar la producción, como tampoco ha confirmado si presentará un ERTE por causas organizativas –en el centro se da por descontado–, como han hecho otras fábricas españolas, una vez quede sin vigencia el de fuerza mayor, con el fin de poder asumir un escenario industrial en el que no hará falta, hasta pasado un tiempo, todo el personal existente. Más allá de ello, la dirección y los sindicatos tendrán que retomar las negociaciones del ERE de extinción sobre 410 empleados, cuya negociación se prorrogó hasta el 30 de este mes, un plazo que todo apunta que tendrá que ser, nuevamente, ampliado.

Iveco Madrid y Valladolid

En ambos centros de trabajo se estima que el regreso se producirá el lunes 20 de abril, siempre que haya componentes para mantener la fabricación de furgonetas y camiones.

Entre las medidas, en Madrid, como en otras factorías, se está manejando el hecho de cambiar los métodos de trabajo para posibilitar que haya la distancia de seguridad pertinente. En caso de que dos operarios estén a menos de dos metros, tendrán que emplear mascarilla. Asimismo, se admite que se podría recortar la producción, por absentismo justificado.

Además, se pedirá a los operarios acudan a su puesto de trabajo con la ropa de trabajo, para evitar el uso de los vestuarios, duplicar las rutas del transporte colectivo, para que haya más espacio en los autobuses, aunque se recomienda utilizar el coche.

En el caso de Valladolid, uno de los aspectos que se están manejando es el que el equipo de trabajo de mañana empiece una hora antes, a las seis, para que también finalice con 60 minutos de antelación y así evitar que ambos turnos coincidan. También se emplearía este tiempo para limpiar las herramientas y desinfectar la zona.

Mercedes Vitoria 625
Línea de montaje de la fábrica de Mercedes en Vitoria.

Mercedes Vitoria

Hace apenas unos días, la matriz alemana de Daimler hizo circular una comunicación en la que se fijaba como fecha aproximada de inicio de la actividad en todas las plantas europeas el 20 de abril, una previsión que en Vitoria se consideraba poco realista, incluso por la propia dirección del centro. No obstante, hoy, el director de la factoría, Emilio Titos, ha lanzado un comunicado señalando que, ante la prolongación del estado de alarma hasta el 26 de este mes, se asume este día como “referencia” para poder volver a fabricar, si bien en la nota matiza que la jornada de vuelta concreta será comunicada oportunamente.

Según fuentes del sector, la compañía ya ha presentado al Comité un borrador del protocolo sanitario que hay que cumplir para recuperar la actividad. Esta arrancará en un turno de mañana y pasados varios días –no se ha concretado el lapso- se implantará el de tarde. En la primera fase de vuelta al trabajo, no acudirán a sus puestos, por un tiempo todavía no definido, los operarios con factores de riesgo en caso de infectarse por coronavirus. Estos podrían alcanzar hasta un tercio de la plantilla, los cuales recibirán una carta certificada con acuse de recibo de Mercedes con su informe médico para que después el servicio público de salud vasco decida si es apto o no para ir a trabajar.

Nissan Barcelona

La planta de Zona Franca todavía no ha iniciado conversaciones para su vuelta, al igual que tampoco ha comenzado a dialogar para pactar un protocolo sanitario para cuando se retome la producción. Sin embargo, en el acuerdo que se alcanzó para aplicar el ERTE por fuerza mayor, en el que se complementaba el salario hasta el 85%, se incluyó que se tendría en cuenta a los sindicatos para diseñar las medidas que se aplicarían para garantizar la seguridad de los trabajadores.

Inicio de producción en serie del Peugeot 2008 en la planta de PSA en Vigo, el pasado 2 de octubre

PSA Madrid, Vigo y Zaragoza

PSA Madrid no cuenta con un calendario claro de regreso. Dentro de los dos proyectos que maneja Villaverde, la mayor preocupación de la dirección es retomar las preseries de Citroën C4 —del que se estaban haciendo unas cinco unidades al día—, en principio, a finales de la semana que viene.

Por su parte, para el Citroën C4 Cactus, que está apurando su vida de producto, los empleados podrían volver el lunes 4 de mayo, aunque no hay una fecha en firme.

En cuanto a PSA Figueruelas, la empresa ha planteado un ERTE organizativo de 40 días, desde que finalice el fin del estado de alarma hasta el 31 de diciembre de 2020, porque es consciente de que va a costar varias semanas alcanzar la actividad normal por los protocolos sanitarios y la escasez de componentes.

Pese a la falta de un día en firme para volver a la producción, PSA estima que en la factoría zaragozana se van a perder unos 20 días de fabricación, sumando el paro de todos los turnos.

Tras poner como fecha probable de vuelta al trabajo en la planta portuguesa de Mangualde el 14 de abril, el fabricante planifica recuperar la actividad en Vigo el próximo día 20, cuando se pondría en funcionamiento un turno en cada una de las dos cadenas de montaje y cada dos semanas, para comprobar que se cumple a la perfección el protocolo sanitario de protección –su aprobación es inminente-  y para poder resolver cualquier déficit de piezas de los proveedores, se ampliará un turno, hasta completar con el de noche. El cuarto equipo, que estaba vigente en el Sistema 2, se pondría en marcha a principios de julio, si se respeta finalmente la fecha de inicio.

La dirección, en estos momentos, considera que el impacto de la crisis en la planta puede representar un ajuste de alrededor de un 20% sobre el programa productivo, lo que dejaría a Balaídos con un volumen cercano a los 480.000 coches, según fuentes del sector.

A tenor del regreso paulatino a la actividad, la empresa ya ha abierto negociaciones con el Comité para aplicar un ERTE por causas organizativas o productivas –cuando quede sin vigencia el de fuerza mayor– de 90 días hasta el 31 de diciembre, en el que solo estarían incluidos los operarios a tiempo completo. Las condiciones del expediente serían, a priori, las mismas que se consensuaron para el actual, es decir, se complementaría el salario bruto hasta el 80%, aunque, en este caso, los empleados no podrán recurrir a su bolsa de horas antes de verse afectados.

Visita del rey, el 9 de octubre pasado, a la planta de Renault en Valladolid, donde se produce el Captur.

Renault

El fabricante del rombo, a falta de una confirmación definitiva que podría llegar este lunes, tiene previsto que las instalaciones de fabricación de motores y carrocerías de Valladolid y las de cajas de velocidades en Sevilla arranquen, de nuevo, el jueves 16 de abril, para, posteriormente, reiniciar la actividad en los centros de montaje de vehículos vallisoletano y palentino el día 20, según informan a La Tribuna de Automoción fuentes del sector.

El reinicio de la producción se hará de forma progresiva. Así, en los centros de ensamblaje de coches los planes pasarían por establecer tres turnos de trabajo –Palencia operaba con dos antes del cierre y Valladolid con dos y medio–, con una cadencia que irá creciendo diariamente. Con esta organización, que busca reducir la presencia de empleados al mismo tiempo en las naves, se prevé, por ejemplo, que la factoría de Villamuriel de Cerrato, donde se montan el Mégane y el Kadjar, empiece fabricando 500 coches al día para ir aumentando el ritmo en 100 unidades diarias, hasta llegar, a priori, a un tope de 1.000, una cifra similar a la que se registraba justo antes de la clausura.

Instalaciones de medición de Seat.

Seat

El fabricante español todavía no ha puesto fecha definitiva para volver a producir en sus instalaciones de montaje de vehículos de Martorell, de cajas de cambio de El Prat de Llobregat y de piezas de chapa de Barcelona. Hasta ahora, se han barajado diferentes escenarios, como reanudar el trabajo a partir del 20, aunque, en estos momentos, lo que se considera más probable es que las plantas arranquen el 27, tras el fin de la primera prórroga del estado de alarma, según indican a esta publicación fuentes del sector, que apuntan que los centros de componentes podrían recuperar la actividad un poco antes.

Sea como fuere, el reinicio industrial se haría por fases, implantando, en primer lugar, un solo turno en cada una de las tres líneas, para después, transcurrida entre una semana y 15 días, activar un segundo y, posteriormente, manteniendo ese margen, completar el sistema con un tercero, en el caso de la cadena de montaje del Ibiza y Arona.

Aunque todavía no se han concretado al 100% las medidas de protección que se aplicarán, fuentes sectoriales señalan que los empleados de producción, respetando una distancia de dos metros, tendrán que llevar guantes y mascarilla, un material del que se estaría haciendo acopio desde la central del Grupo VW. Como el regreso a la actividad va a ser progresivo, en la compañía española se da por descontada la necesidad de negociar un ERTE por causas productivas, que dé continuidad al de fuerza mayor.

VW Navarra

La fábrica de Landaben fue de las primeras que paró, el domingo 15 por la noche, pero también es de las que podría volver antes. Aunque se manejó inicialmente el 20 de abril, como primera fecha, finalmente se ha pospuesto al 27 por la incertidumbre del mercado y la posible falta de piezas.

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.