La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » ID.3: El comienzo de la nueva era eléctrica de Volkswagen
Ecoauto Producto

ID.3: El comienzo de la nueva era eléctrica de Volkswagen

El primer vehículo de la familia ID, con una autonomía que va de los 330 a los 550 kilómetros, pretende hacer más accesible la electromovilidad, con precios que parten desde menos de 30.000 euros.

El nuevo ID.3 de Volkswagen.
El nuevo ID.3 de Volkswagen.

No es su primer eléctrico, pero para Volkswagen, el ID.3 supondrá abrir un nuevo camino en la transformación del sector. Y es que el modelo nace con el objetivo no solo de convertirse en un icono para la propia marca, sino también de erigirse como un referente para toda una industria que está llamada a ser cada vez más sostenible.

Con este coche, «ya no hay un motivo racional por el que no probar un eléctrico», ha asegurado Silke Bagschik, responsable mundial de Ventas y Marketing de electromovilidad de la compañía alemana, durante la presentación del vehículo en España.

Una de las dudas que perviven en la mente del cliente a la hora de plantearse la compra de un eléctrico es si la autonomía del vehículo será suficiente; un asunto que Volkswagen da por solucionado, al ofrecer tres opciones de baterías —todas aseguradas por ocho años o 160.000 kilómetros— que se adaptan a las diferentes necesidades del usuario.

La más sencilla es la llamada Pure, que alcanza hasta los 330 kilómetros y cuenta con una potencia de 93 kW (126 CV) o 110 kW (150 CV). Le siguen la Pro, que llega a los 420 kilómetros—con 107 kW (145 CV) o 150 KW (204 CV)— y la Pro S, de 117 kW (160 CV), que puede circular un máximo de 550 kilómetros sin necesidad de carga.

A la hora de recargar, en todas ellas la carga rápida proporciona una autonomía de 290 kilómetros en solo media hora.

El primer coche de la familia eléctrica ID de Volkswagen, cuyas entregas comenzarán el próximo verano, también presume de ser pionero en sostenibilidad, al ser el primer coche neutral en emisiones de CO2 del mundo.

Esto se ha conseguido garantizando que toda la cadena de suministro y el proceso de producción —en la factoría de Zwickau, Alemaniano hayan tenido impacto en cuanto a emisiones, aunque se han compensado, con proyectos medioambientales, aquellas que hayan sido inevitables.

En cuanto al diseño, en la marca han dado prioridad a las formas sencillas y fluidas en el vehículo, con unas medidas de 4.261 mm de largo, 1.809 mm de ancho y 1.552 mm de alto.

Al ser eléctrico, la eliminación de las aberturas para el aire de refrigeración frontales cede el protagonismo a los faros LED, con los que el fabricante ha querido jugar para dotar de humanidad al vehículo; muestra de ello es el hecho de que, cuando el conductor se acerca, estos realizan una breve «apertura de ojos» a modo de saludo.

El interior está basado en la simplicidad —»no creemos que sean necesarias las pantallas en cada esquina del vehículo, porque acaban distrayendo», ha defendido Bagschik— y la sensación de amplitud. Bajo demanda, está disponible la opción de que la información relevante se proyecte en el parabrisas, a través del head-up display de realidad aumentada.

Entre las funciones de seguridad que presenta el ID.3 está el sistema de detección de peatones, el freno anticolisiones múltiples y el asistente de aviso de salida de carril.

Electrificación por menos de 30.000 euros

El ID.3, ha explicado Bagschik, parte de la idea de que «si queremos que se dé un proceso de electrificación masiva, tenemos que conseguir que esta sea asequible para el cliente».

Por ello, la empresa ha avanzado que la versión Pure tendrá un precio de partida de menos de 30.000 euros y la Pro no rebasará los 36.000 euros. Por otra parte, el importe de la opción Pro S todavía está por determinar.

Asimismo, se ha simplificado el proceso de configuración del coche, para que sea «tan sencillo como comprar un móvil». En este sentido, se puede elegir entre cinco paquetes opcionales: Comfort, Design, Multimedia, Assistance y Sport.

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.