La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » Continental baraja tres compradores para deshacerse de Rubí
Componentes España Fábricas

Continental baraja tres compradores para deshacerse de Rubí

Continental ha tomado la decisión de deshacerse de sus instalaciones fabriles en Rubí, en la provincia de Barcelona, porque se trata de una localización «de alto coste».

Elmar Degenhart, CEO de Continental.

El gigante de componentes alemán, Continental, ha tomado la decisión de deshacerse de sus instalaciones fabriles en Rubí, en la provincia de Barcelona, porque se trata de una localización «de alto coste», según fuentes sindicales.

Esto supone que a la planta le queda únicamente la opción de encontrar un comprador ajeno, ya sea dentro de la industria de automoción —y seguir produciendo los cuadros de instrumentos que hace en la actualidad— o ajeno a ella, y cambiar sus productos. Según las mismas fuentes, la empresa ya tiene tres potenciales compradores, pero ha evitado desvelar más información al respecto.

Continental se ha fijado seis meses para completar la transición de Rubí. Asesorados por una empresa alemana especializada en estas operaciones, se han fijado tres fases: una de evaluación de la situación actual —que finalizó con la decisión de no continuar sus operaciones por el alto coste que representaría reinvertir en ella—; una segunda, para analizar las opciones de compra; y una tercera, de implementación.

«No descartamos que abran un expediente regulador de empleo», afirmaron las fuentes sindicales —cuya prioridad, subrayan, es la de blindar los 760 puestos de trabajo de Rubí—, «pero, de momento, no está encima de la mesa».

A principios de enero se constituirá una mesa de negociación, en la que la corporación les expondrá más detalles sobre los compradores, el curso a seguir y las condiciones de salida de los trabajadores que no encajen, por edad o formación, en la futura empresa.

Las alarmas saltaron el pasado noviembre en la fábrica catalana, cuando la corporación, que facturó 44.404 millones de euros en 2018, anunció los primeros damnificados de su plan Transformation 2019-2029, que podría afectar a 20.000 trabajadores (un 8,2% del total): tres localizaciones alemanas, una italiana y una estadounidense. En el mismo comunicado, Continental declaraba expresamente revisar la viabilidad de Rubí.

Reunión con el Parlament

El Comité de Empresa de Rubí, constituido por CCOO, UGT y FTC, acudió el 18 de diciembre al Parlament de Cataluña para reunirse con los siete grupos parlamentarios, para que ejercieran presión sobre la empresa alemana. Según las fuentes consultadas, todos apoyaron a los trabajadores.

Previamente, los sindicatos convocaron un día de huelga, el sábado 14 de diciembre, a la que acudieron 500 personas. Además, se dirigirán próximamente a los órganos ejecutivos de Cataluña: la Consejería de Industria y el Departamento de Trabajo.

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.