Publicidad: CarGarantie garantías sin riesgos
La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » El Clio se electrifica con su quinta generación
Ecoauto Producto

El nuevo Clio, hasta 130 CV de gasolina y una versión híbrida

Tras casi 30 años a sus espaldas, el Renault Clio vuelve a reinventarse, esta vez, de la mano del E-Tech, que montará un motor híbrido de 135 CV

El nuevo Renault Clio, con la ciudad de Zamora de fondo.

Desde que, en 1990, el Renault Clio sustituyese al mítico R5, la marca gala no ha parado de incorporar mejoras tecnológicas en cada generación, tratando de buscar el liderazgo dentro del grupo de utilitarios pequeños. La segunda versión fue la primera del segmento en montar GPS en algunos coches como extra en 1998, mientras que la tercera (2005) incluía, entre otras cosas, airbags laterales de serie; y la cuarta, la tablet integrada en el panel central. De esta forma, la quinta, que comenzará a entregarse a partir de esta misma semana, supone el gran punto de inflexión para la marca en los últimos años, ya que sumará su primer coche híbrido a la gama, el Clio E-Tech.
A punto de cumplir los 30 años, el modelo más vendido en toda Europa dentro del segmento B (lleva siéndolo desde 2012) se ha renovado prácticamente por completo, contando con un 100% de piezas exteriores de nueva fabricación, y siendo además el primer vehículo de la Alianza en utilizar la plataforma CMF-B (que también usará, por ejemplo, el nuevo Nissan Juke).
Sus dimensiones también se han visto modificadas respecto al Clio 4, ya que es 12 milímetros más corto, 4 mm menos ancho y 8 mm más bajo, lo cual le proporciona una aerodinámica particularmente positiva, logrando un coeficiente de resistencia al aire de únicamente 0,30. Además, gracias a la reducción que se ha hecho de la superficie frontal del automóvil, y la bajada de hasta 20 kilos de su masa total, todas las versiones reducen el rozamiento hasta un 16%.
Mecánicamente, la mejora es palpable. Su dirección se ha vuelto más sensible, aumentando un 5% su reactividad a la presión de giro; el recorrido del freno es un 8% más bajo, logrando así una capacidad de detención más ágil; y su chasis adaptativo hace que la resistencia al balanceo de todo el conjunto se eleve hasta un 20%. Finalmente, se han elevado tanto la palanca de cambios (13 cm más alta) y la consola central, para mejorar el acceso a ambas.
En cuanto a las motorizaciones, despuntan los tres modelos de gasolina: el más básico, un 1.0 de 75 CV manual; el intermedio, un 1.0 de 100 CV —120 Nm de par— manual (la caja automática llegará en unos meses y aumentará 10 Nm el par); y el superior, un 1.3 de 130 CV automático con levas en el volante y doble embrague. Sumado a ellos, también se comercializará una versión GLP 1.0 de 100 CV; dos diésel, ambos Blue DCI 1.5 manuales (85 y 115 CV); y el ya mencionado E-Tech, que incorpora hasta tres propulsores —135 CV de potencia conjunta—, un 1.6 de gasolina y dos eléctricos, el primero principal y un segundo de apoyo (proporciona un impulso adicional durante 10 segundos, inspirado en el KERS de los F1).
Este último, que comenzó a desarrollarse en 2014 con el nombre de EOLAB, cuenta con un arranque 100% eléctrico, y puede llegar a hacer el 80% de un trayecto total dentro de ciudad en modo cero emisiones. Además, monta un freno regenerativo similar al ya usado en el Twizy o el Zoe. Aun no se conoce la fecha para su entrada en el mercado, aunque desde Renault aseguran que será “muy pronto”.

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.