Publicidad: CarGarantie garantías sin riesgos
La Tribuna de Automoción
Portada » Noticias » PSA solo entraría a la Alianza de Baterías si la normativa de la UE es «estable»
Ecoauto Internacional

Tavares condiciona la entrada de PSA a la Alianza de Baterías a que la normativa de la UE sea "estable"

El presidente del consorcio francés valora los proyectos impulsados por Francia y Alemania, pero advierte de que comprobarán si las instituciones europeas los apoyan con la misma intensidad. Asimismo, ha pedido certeza legislativa en la UE. «Estamos en mitad de un caos regulatorio», destacó en la presentación de los resultados financieros del grupo del primer semestre.

Tavares PSA
El presidente del Grupo PSA, Carlos Tavares

El presidente de PSA, Carlos Tavares, ha asegurado que ve con buenos ojos la Alianza entre Alemania y Francia para la fabricación de baterías en Europa, pero ha matizado que su grupo solo considerará entrar a formar parte de ella si se consigue el respaldo de las instituciones comunitarias y si se tiene la certeza de que la normativa europea será “estable”.

“Apreciamos la iniciativa, pero también tenemos que comprobar que Bruselas la apoya al mismo nivel (…); si no, no es válida”, ha apuntado en la presentación de los resultados del primer semestre de la compañía, que ha dejado un beneficio operativo corriente de 3.338 millones de euros (+10,64%) y un margen de rentabilidad récord de 8,7%.

Tavares ha manifestado que, en el contexto actual, el sector está vinculado a cambios legislativos que no vienen con preaviso, lo que dificulta comprometerse a la hora de destinar inversiones que se van a prolongar durante décadas, como sería el caso. “Cuando digo que estamos en mitad de un caos regulatorio, lo digo en serio”, enfatizó.

Si no se tiene una “visibilidad” clara en este sentido —argumentó—, “alguien de la mesa (directiva) podría preguntar: ¿Y cómo sabemos que va a haber una nueva norma” que lo cambie todo?

Asimismo, demandó que haya neutralidad tecnológica por parte de las autoridades, aspecto que, por el momento, no se cumple, porque por ahora se les está “imponiendo una tecnología (la electrificación) que requiere una cuantía enorme de dinero”.

Pese a todo esto, remarcó que desde la casa de Peugeot, Citroën, DS y Opel pretenden ser “líderes europeos”, por lo que tiene sentido contar con proveedores que también lo sean.

Respecto a otro episodio internacional relevante para el sector, el Brexit, Tavares señaló que lo que se necesita es “claridad”. Por ahora, Reino Unido no ha aprobado el pacto con la UE, y la elección de Boris Johnson como próximo primer ministro, después de la renuncia de Theresa May, hace más tangible la posibilidad de que el 31 de octubre el proceso de salida finalice sin acuerdo.

Ocurra lo que ocurra, PSA podrá adaptarse, pero para ello tienen que tener claro los próximos movimientos del país: “Hay decisiones que están suspendidas, y si quedan así, la cosa puede acabar mal”, ha sentenciado.

En los primeros seis meses del ejercicio, el beneficio neto consolidado del grupo ha experimentado un avance del 19,56%, al pasar de 1.713 a 2.048 millones.

Por otra parte, se ha anotado una cifra de negocio de 38.340 millones de euros, lo que supone una pérdida del 0,7% respecto al mismo periodo de 2018.

Dentro de la división enfocada en el automóvil, se percibe una caída del 1,1% en la facturación, que se ha traducido en 30.378 millones. Entre los factores que han llevado a este descenso están el cese de su actividad en Irán —debido a las amenazas de Donald Trump de sancionar a aquellas empresas que mantuvieran lazos con dicho país— y la crisis en Argentina.

Estas circunstancias también han repercutido en la caída de las ventas, que a nivel global, han bajado un 12,76%, como ya adelantó el grupo hace unos días. El retroceso ha afectado a todas las marcas, excepto a DS, que se ha mantenido con un +1,46% (a diferencia de Peugeot, con -23,73%; Citroën, con -6,38%; y Opel, con -0,67%).

Al analizar región por región, PSA ha logrado mantenerse en Europa, donde ha comercializado 1,68 millones de unidades (+0,27%) y ha registrado números verdes en todos los mercados principales, pero la recesión ha sido considerable en África y Oriente Medio (-68,35%, con 71.565 unidades) —por la mencionada situación alrededor de Irán y por la caída del mercado turco— y en China y el sudeste asiático (-60,62%, hasta las 64.169 unidades).

Los datos de China muestran que «no somos magos y no siempre podemos ganar», ha defendido Tavares, para quien la actividad en este mercado «no está yendo tan rápido como debería, pero sí en la buena dirección».

Aunque también hay que tener en cuenta que en el país asiático «las cosas están yendo mal para todos», matizó el directivo, haciendo una alusión a las pérdidas continuadas de este mercado a nivel general, que se llevan prolongando durante doce meses.

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

* Acepto la política de protección de datos.
Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.