El Gobierno prevé que el parque de eléctricos sea de entre cuatro y cinco millones de vehículos en 2030, hasta un 92% más que la estimación anterior

Usar puntuación: / 3
MaloBueno 

Abascal 625

El secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, ha informado de que en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima que el Gobierno va a remitir a la UE a finales de año se va a incluir la previsión de que en España habrá antes de finales de 2030 entre cuatro y cinco millones de vehículos eléctricos.

Estas declaraciones, que se realizaron en la inauguración del segundo Congreso de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA), contrastan con la hipótesis que se fijó en el Marco de Acción Nacional de Energías Alternativas en el Transporte, que se aprobó el 9 de diciembre de 2016 en Consejo de Ministros, para ser remitido a Europa. En aquel informe, se señalaba que, a finales de la próxima década, podría haber en nuestro país una flota de eléctricos —se incluyen todo tipo de vehículos eléctricos puros, de autonomía extendida y enchufables, menos las bicicletas eléctricas— de 2.600.000 unidades, es decir, un volumen un 48% inferior que la estimación actualizada.

 A cierre de 2017, el parque de vehículos eléctricos y enchufables sumaba 17.000 unidades, según comentó el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, el pasado 4 de octubre, durante la celebración del IV Foro Nissan de Movilidad Sostenible. Según los cálculos de la Comisión Europea, si se acaba aprobando una reducción de emisiones de CO2 del 40% en 2030 como plantea la Eurocámara, sería necesario que estuvieran circulando por las carreteras españolas en esa fecha 280.000 cero emisiones y dos millones de híbridos enchufables.

En este sentido, queda claro que el Gobierno socialista quiere ser muy ambicioso en materia de electromovilidad, si se tiene en cuenta la previsión de que haya hasta cinco millones de vehículos.

El secretario de Estado subrayó que en los tres meses y medio que el Ejecutivo lleva al frente ha demostrado "una visión bien definida" sobre lo que debe significar la transición energética, que, en su opinión, es "una oportunidad para modernizar la economía, para el desarrollo empresarial y el empleo". "El país tiene que aprovecharlo", sentenció.

Pérdida de liderazgo

En una mesa redonda en el Congreso de APPA intervino el eurodiputado del PSOE y ponente de la directiva de Renovables, José Blanco, quien aprovechó su intervención para lanzar un mensaje nítido a la industria de automoción, indicando que "como no espabilen dentro de poco habrá eléctricos chinos en Europa más baratos o de igual precio que los coches convencionales", mientras los grupos dejan pasar el tiempo pensando si el objetivo de emisiones tendría que ser un poco más alto o más bajo.

"O la UE se pone las pilas o vamos a perder el liderazgo", remachó haciendo referencia a la industria del motor y de las energías renovables. "El sector y los gobiernos tienen que pasar de los grandes discursos" y ser más ambiciosos, en opinión de Blanco, quien criticó la postura de Alemania, que ha liderado a los países que querían que el nivel de emisiones se quedase en el 30% como propone Bruselas. "No basta con ir a aplaudir a París y fijarse unos grandes objetivos y luego que las políticas del día a día no se correspondan con ellos", apostilló.

El eurodiputado socialista explicó, asimismo, que para alcanzar los objetivos del Clima es "fundamental una mayor descarbonización del transporte". A su juicio, el ajuste de emisiones del 35% aprobado por el Consejo de Ministros de la UE es "ambicioso" y supondría un "cambio en nuestra forma de vida", en el que "la electromovilidad se va a abrir paso". "Tenemos que preparar nuestras ciudades, nuestro entorno y las inversiones para poder descarbonizar un sector que emite el mayor número de emisiones", aseveró.

Ignacio Anasagasti / Madrid