La presentación del Volvo S60 Polestar concept con 508 CV de potencia provoca admiración

aVolvo-S60-Polestar-Concept_traseraTodo empezó porque un cliente estaba interesado en un Volvo S60 y la marca sueca se ha superado con un concepto elaborado junto al fabricante de competición Polestar Performance, para crear una maquina con 508 caballos, 204 más que su versión estándar.

El Volvo S60 Polestar es una berlina elegante, pintada de una llamativo tono azul con elementos aerodinámicos que aprovechan la enorme potencia del vehículo como el spoiler o el alerón trasero. El habitáculo interior destaca por su tapizado específico de cuero y Alcantara en los asientos. El volante y la palanca de cambios están forrados de piel vuelta.

En cuanto a la mecánica, los ingenieros de Volvo deben de estar contentos con el resultado. El motor un gasolina T6 de Volvo, de 6 cilindros en línea de 3,0 litros, sobrealimentado, que entrega 508 CV de potencia y 59,1 mkg de par motor. Asociado a una transmisión manual de seis velocidades, el S60 Polestar acelera de 0 a 100 en 3,9 segundos y supera los 300 kilómetros por hora.

Para canalizar toda esa potencia, el S60 Polestar incorpora un turbo de grandes dimensiones Garret 3171, ayudado por una modificada cámara de combustión, un nuevo sistema de admisión de aire y colectores, nueva línea de escape y por modificaciones en la culata.avolvo_s60_polestar_concept300

El chasis ha sido rebajado, reforzado y ensanchado, y aún así el peso se queda en los 1.640 kg, por lo que el coche es, además de potente, ágil. Las suspensiones se han  hecho más duras, además de reducirse en 30 milímetros, mientras que se ha diseñado un sistema de frenos específico, con discos perforados y nuevas pinzas más potentes. Las llantas de 19 pulgadas completan los cambios más importantes.

Tan bueno ha sido el resultado del Volvo S60 Polestar Concept que la marca está planeando aprovecharlo para producir una pequeña cantidad de unidades de este modelo, una serie limitada, aunque aún no se ha hecho oficial. 

Alberto Gutiérrez Molinero/ Madrid